La inflación superó ampliamente al discurso oficial

La meta del Gobierno de 17 por ciento de suba del IPC en 2017 quedó lejos de la realidad. En 2016 el error de cálculo había sido peor, ya que se estimaba un máximo de 25 y resultó de 41.

En 2018 tampoco se cumplirá el objetivo de 15 por ciento.

El pifie fue todavía más grosero en 2016, cuando el entrante Gobierno pronosticaba una inflación de entre 20 y 25 por ciento y los precios terminaron un 41 por ciento por sobre la marca de 2015. Con estos antecedentes y la catarata de aumentos previstos para los primeros meses del corriente año, no sorprende que los economistas descrean de la nueva pauta inflacionaria (15%)

A las frases de Mauricio Macri acerca de que “en mi gobierno la inflación no va a ser un problema”, “eliminar la inflación será la cosa más simple que tenga que hacer” consecuentemente desmentidas por la realidad. Antes de asumir, el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, aseguraba que la suba del dólar por la eliminación de las restricciones cambiarias no afectarían a los precios.

Pero además, el año tiene un comienzo caliente en materia de precios. Colectivos, subtes y trenes subirán desde febrero, mientras que ya avanzaron los peajes y se espera un nuevo incremento de las naftas del 7 por ciento. En febrero también suben las prepagas y hay alzas confirmadas en telefonía celular, entre otros rubros.

Por J.Lewcowicz ( Página/12)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*