Que escuche el que quiere escuchar

El comunicado emitido por la Comisión Ejecutiva del episcopado católico argentino si bien mantiene la formalidad institucional de una declaración eclesiástica, es de una dureza poco común en manifestaciones de este tipo. Habla sobre “lamentables tergiversaciones” de la figura del Papa y de sus palabras, denunciando incluso que se ha llegado “a la injuria y la difamación”. Si bien nadie lo expresó de esta manera, ni lo dirá seguramente nunca, lo que puede colegirse es que a los obispos se les agotó la paciencia frente a la manipulación política y mediática que se está haciendo de Francisco en la Argentina.

Acompañar a los movimientos populares en su lucha por la tierra, techo y trabajo es una tarea que la Iglesia ha realizado siempre y que el propio Papa promueve abiertamente, invitándonos a prestar nuestras voces a las causas de los más débiles y excluidos”, afirman en el mismo texto.

Si bien nadie fue referido en forma particular, el mensaje tiene destinatarios directos. “Que nadie se haga el distraído” sería una buena traducción en lenguaje popular.

Por W. Uranga

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*