Pese al rechazo de sectores políticos, científicos y sociales, Bertone insiste con el voto electrónico

Si bien diferentes fuerzas políticas, expertos en seguridad informática y referentes sociales se manifestaron en contra de la implementación en Tierra del Fuego del voto electrónico por considerar que vulnera derechos ciudadanos y que el sistema es pasible de ser manipulado de forma externa modificando la voluntad del electorado, el Gobierno provincial insiste en llevar adelante la iniciativa y lograr su sanción. Aun reconociendo que en la propia Legislatura –incluso dentro del bloque oficialista- hay fuertes objeciones al proyecto.

Así lo sostuvo la parlamentaria Myriam Martínez, quien preside presidente la Comisión de Legislación General, donde se debate la reforma política. En declaraciones a medios provinciales admitió que hay resistencia tanto a la implementación del voto electrónico como de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, pese a lo cual dijo que la gobernadora Rosana Bertone quiere que el voto electrónico sea pueda utilizar en 2019 por lo que se debe avanzar en la reforma política y electoral.

Si bien Martínez planteó que se darán todos los pasos necesarios a fin de lograr el consenso necesario para que se concrete el objetivo del Ejecutivo provincial, la realidad marca que hasta ahora las razones esgrimidas no alcanzan para contrarrestar las posturas críticas y lograr modificarlas.

No solo debido a las contundentes argumentaciones contra el voto electrónico que hacen hincapié en la vulnerabilidad del sistema, las cuales fueron expresadas, entre otros, por especialistas como Beatriz Busaniche y Javier Smaldone. También porque desde el Parlamento no se convocó a ningún experto informático para consultarlo sobre las mismas, ni tampoco se tienen en cuenta informes técnicos que advierten en ese sentido y desaconsejan la utilización del voto electrónico.

“No hay país serio que lo use (al voto electrónico) si pretende tener elecciones transparentes y con solidez institucional”, manifestó Busaniche, haciendo hincapié en que hoy solo se utiliza en Brasil India y Venezuela, y que el sistema está en franco retroceso en países como Estados Unidos, que lo utiliza solo en determinados condados.

Además, durante las primeras reuniones en la Comisión que preside Martínez, se plantearon observaciones como que los sistemas electrónicos pueden ser vulnerables a errores de programación, o pueden presentar fallas de software, o que al intermediar un software no hay secreto en el sufragio ya que puede quedar registro de quién voto y cómo votó.

También se recordó que con el voto papel fueron elegidos presidentes radicales, peronistas y del PRO, y que el sistema tradicional garantiza representatividad y traspaso de poder legítimo, lo que ocurre desde 1983 hasta hoy.

Aún ante este escenario el Gobierno fueguino parece decidido a continuar adelante. Aunque los cuestionamientos parecen haber hecho mella de esa voluntad. La Propia Martínez anunció que por “cuestiones de agenda” el debate se pospuso para la segunda semana de mayo, cerca de la fecha que el propio Parlamento se puso como límite para analizar en comisión la reforma política y electoral.

Fuente: Politicargentina.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*