Muerte silenciosa

Especialistas y autoridades recomendaron revisar los artefactos a gas y ventilar los ambientes para evitar intoxicaciones por inhalación de monóxido  de  carbono, que es «altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos».

«El monóxido de carbono es un gas tóxico altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos, ya que carece de olor, sabor y color y para más seguridad se puede adquirir un detector  que tiene un sensor ultrasensible que acciona una alarma en caso de presencia de ese gas».

El detector de monóxido de carbono percibirá este gas y, dependiendo del aparato, pondrá en marcha una alarma o una advertencia de voz para prevenir la inhalación. Su funcionamiento es similar al de los detectores de humo.

En los dormitorios es importante, ya que si se produce un escape durante la noche oiremos mejor la alarma y reaccionaremos antes. No es recomendable instalarlo donde haya zonas con prolongada exposición al vapor y la humedad, como baños.

En muchos casos la persona no es consciente de los síntomas, que son dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos acompañados de cansancio, letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales y convulsiones.Ante la sospecha de estar sufriendo intoxicación por monóxido de carbono, la recomendación es abrir ventanas y puertas, salir a tomar aire fresco inmediatamente, apagar los artefactos a gas y concurrir con urgencia a un centro de salud»

Fuente: La VOZ del Interior

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*