Una mirada al Río Grande que se fundaba en 1921

Año 1921. Estalla la gran huelga de la Patagonia, aplastada por una de las matanzas más grandes que recuerde la historia nacional bajo el gobierno de Hipólito Yrigoyen. Ese año fue reconocida oficialmente  Río Grande como colonia agrícola por el Presidente radical, mediante un decreto firmado en el mes de julio.

El libro “A hacha, cuña y golpe” de María Luissa Bou y Elida Repetto, ayuda a recrear cómo fue la vida hace 95 años….solo vivían en la ciudad “unos 300 habitantes blancos y no más de 150 onas”, según recuerdan los antiguos pobladores.

Algunos vivían en puestos o cascos de esas estancias; cerca del Cabo Domingo, en la Misión Salesiana; otros comenzaban a vivir en la desembocadura del río Grande: dentro del Frigorífico o en “una franja de tierra en la margen norte que se extendía desde el puente, hasta donde estaba Triviño allá en la punta”, recuerda el testimonio de Franka Susic.

“Todo tenía que levantarse a pulmón en un desierto helado sin la infraestructura necesaria de caminos, puentes, puertos y vehículos tanto para montar la empresa en su totalidad como para mantenerla y comerciar sus frutos”recuerda  el Padre  Belza, entre  otras  historias.

Un tiempo donde hombres y mujeres se reconocen por su ingenio y sobre todo sus agallas……

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*