Macri lo hizo

¿Cuántos antecedentes hay acerca de una conferencia de prensa en la que no se contesta ninguna pregunta?

Macri lo hizo.

Le preguntaron por la crisis financiera y respondió que vamos a tener unos meses en los que hay que madurar, pero que supieron levantar las velas para mantener el rumbo.

Le preguntaron si tiene pensada alguna medida concreta para bajar la inflación y respondió que están abocados a ponerle un límite.

Le preguntaron cuánto piensa que deberían aumentar las tarifas a fin de año, para que no vuelvan a impactar en el salario ya deteriorado de los trabajadores, y respondió que eso debieran contestarlo desde “Economía y Finanzas”.

Le preguntaron por los aportantes truchos y respondió que hay que buscar más transparencia.

Macri acaba de ratificar que la sola respuesta es no poder responder nada.

Simplemente, repite “tormenta” una vez, dos, cuatro. Se le terminaron las palabras de su ya reducido vocabulario. A él y a sus cuadrazos.

¿Cuál es la lógica de salir al ruedo con este grado de exposición paupérrima, que no hace más que agravar la pérdida de esperanzas? ¿Pensar que todavía gana adeptos un discurso de pastor evangélico? ¿Suponer que esa estratagema allega confiabilidad de los mercados?

¿O acaso no hubo más lógica que entender a decir algo, sin decir ni mu, como mejor que permanecer callado?

Cualquiera fuere la respuesta, es una tormenta perfecta.

Por  E . Aliverti P/12

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*