Cero Delito

“Las personas que visitan nuestra ciudad se sorprenden porque en las puertas de las escuelas hay decenas de bicicletas sin candados. Muy pocas casas tienen rejas; cuando los vecinos van al banco, dejan las llaves puestas en los autos. Los niños van y vienen solos, sin ningún problema. Todo esto es así porque hay una gran convivencia social”, dijo el intendente, Jorge Hernández, un radical que fue uno de los fundadores del cuerpo local de bomberos voluntarios.

Hay zonas que parecen alejadas de la violencia urbana. Esos oasis de tranquilidad, se encuentran en Salliqueló Tordillo.

Zona agrícola-ganadera, con empresas lácteas que movilizan el empleo local casi en el límite con la provincia de La Pampa, en Salliqueló tienen la costumbre de plantar un árbol por cada nacimiento, en un acontecimiento que reúne a las familias cada septiembre. Esas actividades sociales generan lazos de confianza entre vecinos, otro posible antídoto contra el delito.

“Trabajamos fuertemente con el deporte, fundamentalmente con el atletismo. Buscamos contener a los jóvenes para evitar flagelos como las drogas, que por suerte no son un problema aquí”, explicó el intendente de Tordillo.

Lejos de la violencia cotidiana en el conurbano, dos localidades bonaerenses lograron el sueño de vivir sin rejas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*