Basura Cero: Compostar , Tips Nº 3

El compost tiene mala prensa. La primera imagen que viene a la cabeza de la mayoría es un recipiente hediondo, con moscas rodeando una basura putrefacta que difícilmente se transforme en tierra fértil algún día. Nada más alejado de la realidad: el compostaje es un proceso simple, económico y de bajo mantenimiento que puede traer muchos beneficios. El más evidente es que permite reducir buena parte de los desechos orgánicos que generamos en casa y que representan casi la mitad de nuestra basura. Otra ventaja: es una actividad ideal para hacer en familia y transmitir a los más pequeños valores de consumo responsable y respeto por la naturaleza.

Hoy el que no composta es porque no quiere. Existen alternativas para todos los gustos. Por ejemplo, Compás, una marca de composteras que fabrica Lucía Martínez -34 años, diseñadora industrial- junto a dos socios. “Nos conocimos dando clases en la facultad, queríamos hacer un producto para resolver el problema de la basura. Veíamos que la parte del reciclado ya estaba encaminada pero no la de los residuos orgánicos. Nos dimos cuenta que mucha gente no compostaba porque no tenía un jardín o un espacio especial para hacerlo y a partir de ahí nos surgió la idea de hacer la compostera para el balcón, que pudiera estar en un espacio mínimo”, cuenta. Y agrega: “Lo que se termina obteniendo es humus o tierra fértil. La podés usar en tus plantas, en la huerta y si te sobra podés usarla en los canteros de las calles o regalarla. Siempre hay un lugar útil”.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*