Evo Morales: «golpe de Estado de parte de las Fuerzas Armadas, la Policía y parte de los civiles.»

Está claro que fue presionado para que renuncie por las Fuerzas Armadas, por la Policía, y por las amenazas que no se vieron. Amenazaron de muerte a aquellos funcionarios que no presentaran su renuncia, también a los legisladores y ministros. Fueron amenazados de que los iban a ahorcar si no daban un paso al costado. Creo que no pasó ni en una guerra.

Hubo mucha presión. Pero además hay intereses muy ocultos que hoy no se pueden percibir. Por ahí en un par de años vamos a saber con certeza la operación de la CIA para provocar y financiar el Golpe de Estado. Porque es verdad que esta, si quieren llamarla insurrección popular, fue financiada muy claramente  y en gran cantidad por dinero que venía de ONG que funcionan con fondos en general estadounidenses.

Le quemaron la casa a la hermana de Evo, al ministro de Minería, César Navarro, que es una gran persona, le entraron a la casa y se la prendieron fuego. A uno de sus sobrinos lo capturaron, lo tuvieron de rehén y le dijeron que si su tío no renunciaba lo mataban. Y así fueron atrás de muchos, al alcalde Sucre y al gobernador de Potosí les hicieron algo parecido: les secuestraron a sus hijos y los amenazaron de muerte si sus padres no renunciaban. Llegaron a un nivel de violencia e intolerancia tan alto que Evo tomó la decisión de renunciar para evitar el derramamiento de sangre.

Antes de que Evo renuncie, Fernández lo llamó y se puso a disposición para interceder y que no llegaran a este desenlace. Pero parece que en la clase alta y las fuerzas armadas ya tenían apalancado todo pera obligar a la renuncia de Evo.

Evo  tiene como frase de cabecera un dicho Aymara que dice «no robarás, no mentirás, no serás flojo». Y como Evo no es para nada flojo estoy convencido de que van a seguir trabajando para volver con mucha más fuerza y seguir haciendo una Bolivia pujante y justa.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*