Plaza llena, Plaza sin rejas, Plaza feliz

Pasaron cuatro años de devastación que se hicieron eternos. Pero terminaron. Vamos a la Plaza otra vez. No importa nada. Alberto con la banda argentina en el pecho. Alberto Presidente. La Plaza es un mar de dedos en V. El minuto de puteadas al que se va es nada al lado de una jornada de sonrisa pegada al rostro por lo que viene.

Se mezclan el Vamos a volver y el Alberto Presideeeente, y las banderas y las remeras que usan el logo partidario para decir que “Ahora mis hijos van a comer TODOS los días”. La vendedora de pines con la cara de Cristina y los que venden gorritas que dicen Volvimos, los que se refrescan con las patas en la fuente y sus pibes que se empapan unos a otros,  todos sienten que les sacaron un mamut de encima.

Una de las parrillas tiene pegado un afiche tricolor ochentoso con una frase de 2 Minutos: “Volvió la alegría, vieja”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*