La Pampa pasó de un control ejemplar de la pandemia a una ola de contagios

La provincia de La Pampa atravesó los primeros cuatro meses de la pandemia de manera exitosa, con menos de diez contagios en todo su territorio y controles rigurosos que la mostraban como modélica en la lucha contra el coronavirus, pero en apenas 15 días la situación cambió, ya son 168 los pacientes, 2 graves en terapia intensiva y otras 3 con estado moderado, por la imprudencia de unos pocos durante el Día del Amigo.

Así lo confirmó hoy el Gobierno pampeano que retrotrajo a la Fase 1 el estatus sanitario de cinco localidades, entre ellas la capital pampeana, mientras la Dirección de Epidemiología local confirmó este mediodía que La Pampa tiene 168 casos de coronavirus, de los cuales 8 están recuperados y 160 permanecen activos.

Los brotes se suceden en varias localidades: 49 casos positivos en Santa Rosa, 5 en General Acha, 69 en Catriló, 19 en General Pico, 10 en Macachín, 3 en Embajador Martini, 1 en Villa Mirasol, 1 en Santa Isabel, 2 en Toay y 1 en Guatraché.

Mientras tanto, los controles desarrollados por el equipo de Salud de la provincia determinaron el encapsulamiento del Barrio Río Atuel, en el que detectaron 11 casos positivos; extremando por otra parte los controles en la movilidad social.

Pero los contagios se multiplican: el frigorífico Carnes Pampeanas cerró sus puertas preventivamente luego que un trabajador diera positivo de coronavirus; la municipalidad de Santa Rosa informó que en las últimas horas tuvo que aislar a 12 trabajadores porque uno de ellos dio positivo; y también cerró sus puertas la clínica Amusín, mientras que la Clínica Modelo atiende solo guardias, luego de que se corroborara que una médica que atiende en los dos establecimientos también contrajo el virus.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*