Historias novedosas de la pandemia

 Ubicada hace 26 años en una emblemática esquina amarilla del barrio porteño de Villa Crespo, la pizzería 1893,se transformó en una empresa recuperada durante la pandemia de coronavirus, un proceso que incluyó una toma de 75 días por parte de sus trabajadores, ahora convertidos en socios que autogestionan el comercio.

Por el momento, los 13 socios de la cooperativa solo pueden trabajar bajo la modalidad de delivery y las tareas diarias se reparten y se adaptan a nuevos roles; encargados de salón que reparten pedidos o realizan las compras de mercadería, camareras que atienden el teléfono, toman pedidos o se encargan de la administración. Todo es aprendizaje.

De contar la historia que los llevó a realizar una toma pacífica del local durante 75 días, que terminó con la firma de un acuerdo con el exdueño, se encarga Ernesto De Arco, camarero y flamante tesorero de la nueva cooperativa. Tras una denuncia por usurpación, se encontraron con consigna policial en la puerta para evitar el ingreso al lugar. Así que tuvieron que buscar alternativas para seguir trabajando y a medida que iban conociendo cómo funcionaban las cooperativas, se transformó en «un mundo nuevo que queríamos descubrir y teníamos la experiencia porque la mayoría de nosotros hace muchos años que trabaja acá».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*