Para pensar: » No necesitamos los aplausos»

En marzo, cuando todo comenzó, se definió como costumbre el aplauso colectivo al personal de salud. Sin embargo, esa mística inicial se apagó conforme fueron avanzando los meses. “A mí no me interesan los aplausos. En cambio, lo que sí me interesa es que la sociedad entienda que estamos en un punto de inflexión en una de las crisis sanitarias más graves de la historia argentina. Hoy está en riesgo la vida de decenas de miles de argentinos y algunos no parecen estar muy al tanto. Estamos al límite, la única manera de evitar una catástrofe es que la gente se cuide, que tenga miedo. De esto, finalmente, dependerá la vida”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*