Tierra del Fuego prohibió la cría de salmones

La ley que prohíbe la cría de salmones a gran escala sancionada por unanimidad en la legislatura de Tierra del Fuego fue producto de una demanda social muy fuerte en la provincia fueguina desde que se instaló en 2018 la posibilidad de colocar salmoneras en el Canal de Beagle. El principal argumento a favor de su promulgación tiene que ver con que el salmón es una especie exótica cuyo desarrollo genera impactos ambientales que incluso son contradictorios con las actividades económicas dentro del proyecto de desarrollo de la provincia. Del otro lado, lamentan la prohibición como una pérdida de oportunidad para desarrollar una industria que cuenta con un enorme potencial de generar divisas.

“Entre ese vale todo y el prohibicionismo hay una amplia gama a evaluar. No me parece bueno prohibir una actividad. Hay que regularla, tener muchísimos controles ambientales. Hay que zonificar, diferenciar las tecnologías para ver cuáles son las correctas y cuáles no. Y aprender”,  aseguró Matías Kulfas el ministro de Desarrollo Productivo, resumiendo uno de los argumentos más fuertes de quienes ponen el foco en el aumento de las exportaciones. “Más que prohibir hay que controlar, ser cuidadosos y por eso creo que la prohibición lisa y llana es un error”, agregó.

«Es difícil pensar en una regulación estatal. En los casos en los que la salmonicultura es exótica no hay estándares que hayan permitido que la acuicultura sea sustentable. Prueba de ello es que la gran mayoría de los centros de salmonicultura que hoy operan en Chile en fiordos y ambientes similares en condiciones geográficas al Canal de Beagle tienen certificaciones ambientales de buenas practicas acuícolas, es decir cumplen con las certificaciones ambientales, y los desastres ambientales persisten», determina Estefanía González.

La tensión se puede reducir, por un lado, a aquellos que cuentan con una mirada economicista de entrada de dólares sin abrir el espectro a otras variables que pueden generar un pasivo ambiental, versus aquella postura ambientalista que se encuentra escindida de la necesidad de aumentar la producción para generar empleo, fomentar el consumo y bajar los índices de pobreza.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*